El sentido común, ese sentido tan poco común

A veces se nos olvida que tenemos una herramienta muy valiosa, que nos viene de serie y que se llama el sentido común. Para colmo, suele ser el sentido menos común en la vida y también en las redes sociales y marketing online. Una vez a la semana, dedico una tarde entera a leer los emails, blogs y tweets de personas que saben más que yo de Social Media, los llamados influencers para, yo misma, no perderme demasiado en este océano. Tienes que estar al día de la última aplicación, de la nueva tendencia en marketing de contenidos y del enésimo cambio dealgoritmo-política-pijada de Facebook para no pillarte los dedos. Es un trabajo que pide rigor y constancia, además de pasión y curiosidad, para no abrumarte ante tanta información. Entonces, empiezas a leer “10 trucos para mejorar tu SEO”, “20 errores que no tienes que cometer”, “El post perfecto”, “Las mejores horas para publicar”, “20 palabras mágicas…”

Y esos son sólo los 5 primeros posts de una laaaaaarga lista que no acaba nunca.

Ante tal saturación de trucos, técnicas, tácticas, estrategias, promesas de éxito, mi propia cabeza llega a un punto en el que dice: STOP. Es entonces cuando cierro los ojos, dejo la mente en blanco, respiro ondo y pienso: “usa tu sentido común“. Y es cuando empiezo a darme cuenta de que todos estos blogs se repiten entre sí y que no sirve de nada leerlo todo, saberlo todo. Lo que es importante es de vez en cuando pararse a pensar qué es lo que puedes hacer, qué es lo que necesitas, cómo podrías hacerlo, volver al viejo boli y la libreta y escribir esas ideas que van fluyendo. Y cuando te haga falta, recurres a San Google para sacarte del apuro.

Sucede lo mismo con las redes sociales. Todo el mundo te vende la moto que hay que publicar esto así, esto con este color y esto a esta hora. En los 6 meses que me dedico al Community Management en cuerpo y alma, me he dado cuenta que no existen fórmulas mágicas. Lo que vale para uno, es nefasto para otro. Es entonces cuando empieza a usar tu sentido común. En redes sociales, consiste en observar el comportamiento de los seguidores, entender las analíticas –aunque al principio sean un cúmulo de datos y gráficas sin sentido–, pensar qué se puede hacer para mejorar y probar y probar.

Menos mal que, poco a poco, el sentido común está volviendo a ordenar el caos de internet. El SEO se vuelve más natural, premiando la calidad del contenido. Las propias redes sociales quieren fomentar una relación natural con las marcas –aunque me hagan a mi la puñeta–. En definitiva, internet se va volviendo más humano, como la vida misma, donde existe el sentido común, aunque a veces se no olvida.

Para rematar esta reflexión sobre el sentido común, os dejo otra muy interesante de Laura Ribas que alaba las virtudes de la intuición a la hora de tomar una decisión. Al fin y al cabo, la naturaleza es muy sabia.